Usos, ventajas y desventajas de las computadoras en la educación

Por Alberto Esquivel Villar

El empleo de las computadoras en sus diversas aplicaciones en la educación, tanto instrumento didáctico, como medio con diversas señales (sitios, localizadores, blogs, foros, textos, videos, fotos, correo electrónico, etc.) que ofrecen información y es vía de contacto, no representa ninguna desventaja per se en el ámbito educativo; por el contrario, en sí mismas las computadoras, para quien las quiere utilizar, son el primer objeto de estudio del educador.

Sin embargo, para el profesorado, el uso de las computadoras en ocasiones sí representa cierta desventaja, sobre todo para aquellos docentes que tiene más años en ejercicio (y de vida), pues tienen frente al uso de ellas y los servicios que facilita, un gran reto. En principio, la “traba” generacional les impide acercarse. Siempre existe un temor natural a lo nuevo. Además de ello, resulta que en muchas ocasiones, los propios alumnos pueden ser más capaces de dominar los sistemas de cómputo, que avanzan día con día. Esto genera, quizá, inseguridad en los mentores. Es habitual la falta de planes de capacitación y asesoramiento a los docentes, la escasa provisión de equipos e infraestructura en las escuelas, así como el deficiente apoyo al mantenimiento de los mismos (Martínez, et all, 2001).

La desventaja se configura, pues en la dificultad por parte de muchos profesores a acceder a infinidad de contenidos (actuales y de vanguardia) y a la utilización de las nuevas tecnologías de la educación.

Otro aspecto que surge en el aula dotada de la infraestructura computacional máquina por alumno (que habría que investigar para determinar el verdadero impacto en el aprendizaje), es la dificultad en el control tradicional ejercido por el docente en el interior del salón; pues la disposición de una gran cantidad de canales a través de las computadoras hacen que los estudiantes no sigan de manera puntual las actividades que planeó el docente. Por ejemplo, en algún caso el profesor puede indicar a sus estudiantes el acceso a algún sitio para el desarrollo de determinada labor: sin embargo, de manera simultánea los estudiantes podrían estar accesando a juegos, chats y otros contenidos disponibles en la red; incluida la música con la que podrían contar con audífonos. Se podría suponer, en primera instancia que esos alumnos no aprenden cabalmente; sin embargo, quizá por razones generacionales, estos estudiantes se han habituado a atender de manera simultánea distintas tecnologías. Aquí hay otro problema que atender, para determinar qué tanto esto es una desventaja en el contexto educativo, que no sólo implica información sino también formación (valores y actitudes, por ejemplo).

En términos generales, para hacer a la computadora una alidada en la educación, primero que nada el docente debe estar abierto a comprender y utilizar esta tecnología; pues sus usos son diversos; no son la panacea, pero es un recurso paralelo a otras actividades académicas mediadas por el pizarrón, pintaron, rotafolios, tarjetas, cartulinas, proyector de acetatos y diapositivas.

A través de la computadora el docente tiene acceso a un mundo de información, la cual deberá aprender a buscar, seleccionar y jerarquizar; primero él y luego compartirla con sus alumnos (aunque a veces habrá quien ya sepa el proceso). De igual forma, tiene la posibilidad de imágenes, videos, audios, grabaciones, animaciones, softwares, blogs; en fin, toda una amplia gama de recursos, que acordes con su creatividad, materia y objetivos educacionales puede aplicar. Se requiere entonces, además de “perder el miedo”, la disposición de la tecnología (lo que está limitado a ciertos sectores), una capacitación constante para el dominio de esta tecnología, y la implementación y desarrollo de estrategias y tácticas educativas en beneficio tanto del docente, como del educando; en donde se incluyan aspectos del saber que, cómo y para qué. Aún falta mucho por recorrer en este largo camino (en particular en la educación pública de México), pero el docente claro de su misión deberá tomar conciencia de que el conocimiento y aprendizaje implica todo aquello que tiene que ver con la circunstancia histórica, y ello, incluye también a la tecnología.

Fuentes

Martínez, Vital Rubén Dario, et all (2001). La computadora y las actividades del aula: algunas perspectivas en la educación general básica de la provincia de Buenos Aires. Revista electrónica de Investigación Educativa Vol. 3, Núm. 2. En http://redie.uabc.mx/vol3no2/contenido-vidal.html#Resumen. Consultada 30 noviembre de 2006.